Pollo Asado

Por regla general basta con frotar a mano toda la superficie con grasa (mantequilla) o aceite antes de ser asado y expuesto al fuego, es costumbre antes de esta operación introducir cualquier relleno antes de asar, se puede emplear cebolla piccada, pimientos, etc y algunas hierbas aromáticas. En algunas ocasiones se somete al pollo a un lardeado con beicon, pero esta operación es más adecuada para los casos de pollo asado al horno. Tras la operación de relleno, se cose o se ata el pollo para evitar que se pierda el relleno. En los locales comerciales en los que se prepara el pollo asado para ser introducido en un envase, se suele picar en trozos con unas tijeras de ave, generalmente se hace en cuartos.